Home - Sociedad - Un juego sobre la demencia muestra un deterioro constante del sentido de orientación

Un juego sobre la demencia muestra un deterioro constante del sentido de orientación

Posted on 1 diciembre, 2016 in Sociedad

Se trata de la mayor investigación sobre la demencia del mundo, la cual tiene forma de videojuego, llamado Sea Hero Quest, cuyos resultados han indicado que la capacidad de orientarse va deteriorándose a medida que envejecemos.

Sobre el juego

Prominentes investigadores de la demencia desarrollaron este juego a mediados de este año 2016. El propósito: diagnosticar pacientes con demencia en las fases más tempranas de la enfermedad.

Sea Hero Quest reproduce una aventura náutica, con el objetivo de recuperar los recuerdos de un viejo marinero. Interactuando con la pantalla del Smartphone, los jugadores navegan con su barco alrededor de islas desiertas y océanos helados.

El juego anónimamente registra datos sobre el sentido de orientación de los jugadores. Se basa en la habilidad de éstos de terminar o perderse entre los distintos niveles. Algunas de las pantallas requieren serpentear entre cascadas, o enviar señales con bengalas a casa. Otras te piden que memorices una secuencia de boyas y te guíes entre ellas.

La manera en la que los jugadores se orientan a través de los niveles en 3D de Sea Hero Quest proporciona datos anónimos sobre la “normalidad” de las capacidades de orientación a los investigadores. Entender cómo funciona el sentido de la orientación es importante: es una de las primeras habilidades que los pacientes con demencia pierden.

Una de las organizaciones involucradas era Alzheimer’s Research UK, dedicada al estudio de enfermedades como el alzhéimer y la demencia. El juego fue desarrollado por esta caridad, con la ayuda de científicos de la Universidad Colegio de Londres y la Universidad de East Anglia. Tuvieron también el apoyo del gigante de comunicaciones, Deutsche Telekom, y a Glitchers como diseñadores del juego.

Los investigadores predijeron que el juego sería capaz de general una cantidad de datos sin precedentes. De hecho, los científicos de la Universidad Colegio de Londres afirmaron que el juego había generado datos útiles 150 veces más rápidamente que los experimentos basados en el laboratorio.

El juego se encuentra disponible para ser descargado en las tiendas de aplicaciones de Apple o Android. Dos minutos jugando equivale a cinco horas de investigación útil en el ámbito de la demencia.

Sobre los resultados

Los resultados, presentados durante las Jornadas sobre Neurociencia 2016, utilizaron datos de 2,4 millones de personas que descargaron el juego. La pérdida del sentido de la orientación es uno de los primeros síntomas de la enfermedad. Así, los investigadores de la Universidad Colegio de Londres creen que los resultados ayudarán a diseñar pruebas para detectar demencia.

Aun así, ya tenemos algunos resultados generales. Los datos recopilados desde los distintos niveles del juego han sido analizados por científicos de la UCL. Éstos sugieren que el sentido de la orientación va declinando constantemente después de la adolescencia.

Por ejemplo, los jugadores de alrededor de 19 años eran capaces de disparar las bengalas en la dirección adecuada. Su porcentaje de precisión al disparar las bengalas llegaba al 74%. En cambio, la precisión de los jugadores bajaba hasta el 46% una vez se llegaba a los 75 años.

Como conclusión, la capacidad de orientarse disminuye a medida que se envejece. Es una de las declaraciones que han sido capaces de hacer después de un primer análisis de los datos.

La investigación también sugiere que los hombres tienen mejor sentido de la orientación que las mujeres. De la misma forma, las naciones nórdicas superan con creces al resto del mundo, aunque no está claro por qué.

Se ha sugerido que aquellos con mejor salud, algo común en los países nórdicos, son capaces de mantener sus habilidades de orientación durante más tiempo. Otras teorías incluyen la de que las naciones costales crean mejores navegadores. Finalmente, algunos han llegado a insinuar que podría ser genético, siendo los países nórdicos el territorio original de los vikingos.